PRINCIPAL           CITAS           FOTO-CITAS           POR OBRA           POR ESCRITOR           POR TEMA           POR CURIOSIDADES           OTROS

“Todas las pretendidas virtudes que nos diferencian [de los animales] son espejismos...

“Todas las pretendidas virtudes que nos diferencian [de los animales] son espejismos: la inteligencia que nos bloquea, el lenguaje que nos engaña, el raciocinio que nos tortura, la memoria que nos retiene. Sin embargo ellos, los animales, tienen la buena costumbre de no mirar atrás si no es para cubrir sus espaldas mientras avanzan. No me diga que no ha de ser mejor así”.

“No me preguntes por qué lloro, no me lo preguntes...

“No me preguntes por qué lloro, no me lo preguntes, pues ni yo sabré contestarte ni tú comprenderme”.

“¿No es, acaso, la vanidad herida la madre de todas las tragedias?...

“¿No es, acaso, la vanidad herida la madre de todas las tragedias? En cambio, donde es herido el orgullo, crece algo que es aún mejor que el orgullo”.

“Ella era caprichosa, caprichosa y extravagante, como todas las mujeres del mundo...

“Ella era caprichosa, caprichosa y extravagante, como todas las mujeres del mundo; él, supersticioso, supersticioso y valiente, como todos los hombres de su época. Ella se llamaba María Antúnez; él, Pedro Alfonso de Orellana. Los dos eran toledanos, y los dos vivían en la misma ciudad que los vio nacer”.

“Para estar de cara al público, no le gusta mucho la gente...

“-Para estar de cara al público, no le gusta mucho la gente, ¿eh?
-Ya que lo dice, la verdad es que prefiero los animales -responde ella, con su voz de siempre, sin sorpresa.- Nunca vi a ninguno servirse de su autocompasión para justificarse ante otros. Esta es una conducta exclusivamente humana”.

“Él la amaba; la amaba con ese amor que no conoce frenos ni límites...

“Él la amaba; la amaba con ese amor que no conoce frenos ni límites; la amaba con ese amor en que se busca un goce y sólo se encuentran martirios, amor que se asemeja a la felicidad y que, no obstante, diríase que lo infunde el cielo para la expiación de una culpa”.